Entrevista con David Cervera, subirector General de la Consejeria de Educación en la comunidad de Madrid

“Evaluar el sistema educativo nos ayuda a tomar decisiones para mejorarlo”

David CerveraEntrevista con David Cervera, subirector General de la Consejeria de Educación en la comunidad de Madrid. El experto dará una ponencia sobre el último informe PISA el próximo 17 de diciembre en el Palacio de Colomina. Una sesión que se enmarca dentro del Máster en Gestión y Dirección de Centros Educativos organizado por la Universidad Cardenal Herrera CEU y Unimel Educación.

P: Había mucha expectación porque conocer los resultados del informe PISA ¿Qué valoración hace de los mismos?

R: Los datos de los alumnos Españoles están en la media de los resultados de los estudiantes de la OCDE y de la UE. Si analizamos los datos por Comunidades Autónomas en el caso de Ciencias podemos ver como algunas comunidades como Castilla y León, Madrid, Navarra y Galicia obtienen resultados por encima de la media de la OCDE y la UE y sus datos son significativamente diferentes. Otras comunidades como Canarias, Extremadura o Andalucía obtienen resultados significativamente inferiores respecto a la OCDE o la UE. PISA nos da una amplia información más allá de la media o el ranking de posición al que estamos acostumbrados cuando resumimos todo en una cifra. Observar el diferente rendimiento de los chicos y las chicas en matemáticas, ciencias o comprensión lectora o analizar el rendimiento según el índice socioeconómico son algunos ejemplos de cómo nos pueden ayudar a la toma de decisiones.

P:¿Cómo cree que están evolucionando las evaluaciones en la educación española?

R: Hace unos años hablar de evaluación significaba algo punitivo y controlador. Aún queda mucho trabajo para que se entienda que una cosa es la evaluación del profesor al alumno para calificarle y la evaluación externa que pretende conocer la situación del sistema educativo, teniendo como referencia al alumno, pero no su rendimiento individual.

P: Usted defiende que la evaluación “es una poderosa herramienta para el aprendizaje y la toma de decisiones para la mejora”. ¿En qué medida puede beneficiar al sistema el hecho de evaluarlo?

R: Evaluar el sistema permite corregir desviaciones voluntarias o involuntarias del objetivo fijado. Muchas de estas desviaciones podrían pasar desapercibidas si no se evalúa. Si queremos hacer una barra de pan y después de todo el proceso no hemos conseguido el sabor, la textura o la esponjosidad deseada, tendremos que evaluar el proceso y hacer los cambios oportunos. Evaluar nos ayuda a mejorar y sin datos no podemos tomar decisiones de cambio objetivas.

P: ¿Qué claves va a aportar su ponencia y por qué puede ser interesante para los asistentes a la sesión?

R: Espero poder transmitir la importancia que tiene la evaluación externa si hacemos un uso correcto de la misma, si sabemos interpretar los datos y reflexionar sobre la información. Se trata de procesos que son desconocidos generalmente por los docentes: Las características de cada evaluación, la tipología de las preguntas, cómo se vinculan a contextos para crear pruebas competenciales, cómo comparar entre países aunque la prueba se realice en distintas lenguas, la selección de la muestra de centros participantes, y otras muchas cosas serán las que se verán de una forma sencilla en la ponencia.

P: ¿Por qué cree que es acertado realizar este tipo de sesiones, charlas y talleres a los profesionales del campo de la educación?

R: Un docente debe conocer aquello que está relacionado con su campo de trabajo y actualizarse periódicamente en temas de normativa, nuevas metodologías, tecnología, etc. Estos talleres y jornadas permiten charlar de estos temas y plantear todo tipo de preguntas que contribuyen a aumentar la competencia del docente.

P: ¿En qué medida ha cambiado la docencia en los últimos años?

R: En los últimos años son muchos los docentes que están haciendo un esfuerzo muy importante en enseñar a sus alumnos a través de métodos distintos a los que emplearon sus propios profesores cuando ellos estaban en el centro educativo. La docencia actual es mucho más participativa por parte del alumno y el docente es cada vez más un profesional que guía, planifica y diseña estrategias que permitan generar espacios de construcción del conocimiento a los estudiantes.

P: ¿Podría dar un ejemplo concreto?

R: Metodologías activas como aprendizaje basado en proyectos, flipped classroom, visual thinking, gamificación, están ganando terreno.

P: ¿Ha tenido que ver en ello la revolución tecnológica?

R: La tecnología juega un papel central y sin duda es y ha sido un elemento generador del cambio. Su introducción es positiva dado que forma parte de nuestro día a día y no podemos educar a espaldas de lo que ocurre en la sociedad actual. Por tanto, la tecnología debe estar integrada en los procesos educativos pero debe estarlo de una manera natural, no de manera forzada. Su uso debe ser en actividades diarias y no debe excluir otros recursos más tradicionales que sigan siendo de utilidad.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *