David Calle, el profesor de los 30 millones de alumnos, “aspirar al Nobel de Educación es un pequeño éxito”

Maestro con 20 años de recorrido en las aulas, desde hace tan solo dos años se ha convertido en el profesor-youtuber que revoluciona la red con sus vídeos de matemáticas.

Está ayudando a millones de personas en todo el mundo con sus clases online de matemáticas, física, química y tecnología, sus alumnos le inscribieron a ‘traición’ para convertirse en el Mejor Profe del Mundo en los Global Teacher Prizes, ha sido uno de los top 10 aspirantes al Premio Nobel de Educación y está viralizando la red con sus vídeos de YouTube en los que enseña matemáticas de una manera práctica y divertida.

Él es David Calle, ingeniero, profesor y youtuber, uno de los mejores profesores del mundo y no porque lo digan estos premios, ni porque lo demuestren los índices de visitas a su canal y vídeos, sino porque consigue motivar a sus alumnos desde la buhardilla de su casa, sin ningún tipo de ayuda más que el esfuerzo propio y el cariño de todos sus estudiantes. Pasión y responsabilidad nutren su web Unicoos, un proyecto global con más de 700 vídeos dirigidos a millones de alumnos procedentes de hasta 79 países.

Foto: Ignacio Dominguez Higalgo
David Calle, profe-youtuber. | Foto: Ignacio Dominguez Higalgo.

P: ¿Qué se siente al haber estado a un paso de convertirse en el Mejor Profesor del Mundo y conseguir el Nobel de Educación?

R: En primer lugar, honrado. Es un honor haber estado nominado en el Top 10 y compartir experiencias con otros docentes de todas partes del mundo. Lo de aspirar al “Nobel de Educación” es un pequeño éxito, aunque me hubiera encantado ganar porque mi proyecto era mucho más global y con él ayudo a millones de personas, tengo unos 20-30 millones de alumnos repartidos por todo el mundo. Pero al fin y al cabo, el  hecho de haber estado nominado ya lo considero un premio importante. Aunque insisto, me hubiera encantado ganar porque hubiera significado mucho para todos mis unicoos y además, creo humildemente que mi proyecto es mucho más global, un proyecto que sigue adelante sin apenas recursos y sin ningún apoyo institucional. De hecho fui el único candidato que no fue acompañado al evento por ningún representante de mi país (como sí por ejemplo fue el caso de Maggie, la ganadora, que contó con el apoyo de su presidente Justin Trudeau), esta falta de interés es algo que lamento profundamente.

P: ¿Cómo fue la experiencia en Dubái previa la gala de los Global Teacher Prize?

R: Fue una locura. Agotadora porque la cantidad de trabajo era ingente. Yo llegué a Dubái tres días antes de la gala final para trabajar con otros 150 profesores aspirantes este año y años anteriores. La carga de trabajo era muy intensa. Los dos primeros días, estuvimos trabajando en diferentes iniciativas sobre “Ciudadanos Globales”, lema de este año de los Global Teacher Prize. La idea era organizarnos en grupos de trabajo para encontrar soluciones o ideas para animar e inspirar a docentes del resto del mundo y cuáles podrían ser las mejores prácticas para “crear” ciudadanos globales. También, en esos dos primeros días, asistimos a charlas magistrales de cómo hablar con los medios, cómo trabajar con las redes sociales… etc. Los dos días siguientes, el sábado y el domingo, los Top 10 fuimos alojados en el Atlantis The Palm Hotel, donde atendimos a los medios, recibimos una medalla, impartimos masterclass, ruedas de prensa, ensayos de la gala final… Muchísimo trabajo, con agendas interminables que empezaban a las 07:00 y acababan a las 22:00 o 23:00. Afortunadamente por las noches tuvimos la suerte de disfrutar de dos fiestas y descansar y comer un poco.

P: ¿Qué ha sido lo mejor de estar nominado al Nobel de Educación?

R: Lo mejor de todo fue conocer experiencias muy inspiradoras de otros profesores con muchos menos recursos que nosotros. Es ahí cuando descubres que, aunque en países más desarrollados nos quejamos de que no existen recursos, hay otros lugares que lidian con la educación de sus niños con recursos infinitamente inferiores. Conocí a Ron Davis Álvarez, un profesor venezolano que trabaja en Europa y que a sus 31 años ha recorrido ya 17 países. Se dedica a dar clases de música a niños que proceden de países con conflictos armados, niños que viven en campos de refugiados asentados por Europa. Su historia es increíble.

P: ¿Te esperabas esta nominación? ¿Dónde estabas o qué estabas haciendo cuando te anunciaron que eras aspirante al Nobel?

R: Me enteré de la nominación por correo, en ese momento estaba en casa contestando las dudas de mis alumnos por email, como hago siempre. En agosto del año pasado, tres de mis alumnos me inscribieron de forma anónima a los Global Teacher Prize y yo ya había rellenado el formulario, aún con todo, no me lo esperaba, no.

P: ¿Por qué crees que te nominaron al Nobel?

R: Creo humildemente que mi proyecto Unicoos llega a 20-30 millones de alumnos y profesores en todo el mundo y realizamos una gran labor. Es un proyecto muy global a diferencia del trabajo de otros docentes nominados, de proyección más limitada o local.

P: ¿Por qué decidiste hacerte youtuber? 

R: Llevo 20 años dando clases presenciales, soy profesor de apoyo y todos los días me enfrento a chavales con muchos problemas debido a la desmotivación, porque suspenden, etc. Hace dos años se juntaron dos cosas por las que decidí emprender el proyecto unicoos: uno es que no podía dedicarles todo el tiempo que necesitaban a muchos de mis alumnos, desmotivados, frustrados, alumnos que no aprenden al mismo ritmo que sus compañeros, sin tener eso que ver con que sean más o menos inteligentes. Y dos, la crisis. Muchas  familias tuvieron que sacar a sus hijos de la academia, los padres se quedaban en paro y los chavales debían abandonar las clases de apoyo. Pensé en ellos y también en que eso sería bastante común en España y otros países de Latinoamérica y empecé a grabar vídeos para YouTube, una solución para estos dos problemas, así ayudaba a los chavales a estudiar y a comprender las matemáticas, la física, etc. Y al mismo tiempo ofrecía educación gratuita a las familias que no tenían recursos y no podían permitirse clases de apoyo.

P: A día de hoy unicoos cuenta con 700 vídeos y 700.000 suscriptores en YouTube, ¿imaginabas este éxito?

R: Jamás pensé que llegaría hasta aquí, cuando empecé a grabar vídeos pensé que solo los verían 20 o 30 de mis alumnos. Tampoco podía imaginar que, desde la buhardilla de mi casa, sin recursos y con mi equipo, llegaríamos a alcanzar tal viralidad. Afortunadamente cuento con un equipo de dos ingenieros y de otros profesores y la ayuda incondicional de todos “mis unicoos”, que se ayudan altruistamente los unos a los otros. A día de hoy tenemos alumnos de más de 79 países distintos, aunque la mitad de éstas proceden de España: 110 millones de visitas que acumula actualmente el canal. Según un estudio de YouTube son 20-30 millones de alumnos los que han visto alguna vez alguno de mis vídeos, sorprendentemente, más del 60% de las visitas son de universitarios de entre 18 a 24 años. Cuando empecé a recibir tantas peticiones y tantas visitas asumí un sentimiento de responsabilidad que me impide dejarlo.

P: ¿Qué enseñas en tus vídeos?

R: Matemáticas, física, química y tecnología. Lo que más me gusta es enseñar física. En todos mis vídeos intento poner ejemplos de películas o superhéroes para ejemplificar o hacer más amena la comprensión de las actividades. Lo que más nos solicitan son vídeos de matemáticas, sin duda.

P: Con youtube te has convertido en profesor para millones de alumnos que pueden acceder a tus vídeos y a tu canal, ¿cómo gestionas todo este trabajo?

R: Lo primero que hago al día es resolver las dudas de mis alumnos. Al día pueden ser unas 100 dudas pero en dos años hemos resuelto en unicoos, más de 200.000 dudas. Unicoos encierra un trabajo informático muy importante, no solo es un canal de YouTube, detrás hay bastante más. Se trata de una web en la que, además de los tutoriales de matemáticas, física, química y tecnología, hay exámenes, un foro para solucionar dudas, un chat, ebooks a precios solidarios… Aún con todo nos gustaría contar con más recursos para así poder grabar vídeos de otras asignaturas, otros niveles y desarrollar nuestra web para que pueda ayudar a profesores de todo el mundo a aplicar flipped classroom a su dinámica de clase.

P: Las matemáticas o la física, son materias complicadas de entender, ¿cómo solucionas las dudas individuales de una persona a la que quizá le cueste más resolver las actividades?

R: Las dudas suelen ser relativas a ejercicios y suelo recomendarles para empezar que trabajen duro y vayan a clase, vean determinados vídeos. A partir de ahí,  trato de ofrecer una atención más personalizada cuando tienen una duda concreta, pero no podemos (ni debemos) hacerles los deberes a más de 700.000 suscriptores. Todas las respuestas que les damos, los alumnos pueden valorarlas con “help points” (que también sirven de incentivo a aquellos que les ayudan) y puedo decirte que habitualmente las valoraciones son altísimas. Cuando trabajan duro, y lo hacen, ayudarles es mucho más sencillo. Al fin y al cabo, como siempre les digo, no hay casi nada que no puedan conseguir si trabajan duro.

P: ¿Es más duro ser profesor online o presencial?

R: Doy clases presenciales a niños, todos los días, y me enfrento a todo tipo de alumnos, cada uno con sus problemas. Pero en ningún caso podría hablar de dureza porque lo que hago es lo que realmente me apasiona y no hay un solo segundo del día en el que no intente ser mejor y ayudarles mejor. Qué duda cabe que ser profesor online requiere muchísima más dedicación, tiempo y preparación, no hay un solo día de descanso. La idea es tratar de llegar a ellos de la forma más amena y divertida posibles cuando tengo posibilidad, aportando toda la pasión del mundo y tratando de transmitirles esperanza e inspiración.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *