Más de diez años de Coaching Educativo

JUAN FERNANDO BOU | @juanfercoach


LA OPINIÓN DE. . . JUAN FERNANDO BOU PÉREZ

Nacido en Valencia, España. Psicólogo y Coach, Fundador de Bou Consultores. Con más de quince años de experiencias en el mundo de la consultoría. Ponente y conferenciante con recorrido nacional e internacional. Escritor y autor de cuatro libros: “55 Recetas para Educar” (CÍRCULO ROJO, 2016-en breve publicado), “Coaching Educativo” (LID EDITORIAL, 2013), “Coaching para docentes: el desarrollo de habilidades en el aula” (ECU EDITORIAL, 2007) y “Por la boca muere el pez” (ECU EDITORIAL, 2004). En LA OPINIÓN DE… Nos habla de los más de diez años del Coaching Educativo, una disciplina que para él ha cogido peso y forma en el sector educativo y que supone un pilar fundamental en este sentido.


El Coaching Educativo se nos está haciendo mayor, dentro de nada adolescente. Aunque ha sido en estos dos últimos años cuando la disciplina del Coaching Educativo ha cogido gran auge dentro del ámbito académico, tanto universitario como no universitario, hace poco celebramos su décimo aniversario. Aunque nadie lo diría, en el año 2015 el Coaching Educativo cumplió una década de existencia.

Fue en el año 2003 cuando escuché por primera vez hablar sobre coaching aplicado a la empresa y aquello me entusiasmó. Empecé a leer la poca bibliografía que había sobre el tema y me cautivó. Unos meses más tarde, decidí formarme en el único curso sobre coaching, por supuesto, empresarial que había en Valencia (España) y aquella formación supuso para mí el principio de este largo noviazgo que mantengo con la disciplina del coaching.

Cuando acabé la formación decidí trazarme una visión, mi visión: unir las dos disciplinas que más me cautivaban, el Coaching por una lado y la Educación por otro, y de ahí, acuñé el término de Coaching Educativo en el año 2005. Para apreciar cómo ha evolucionado el concepto de Coaching Educativo en estos últimos años, os voy a proponer un juego. Vamos a comparar la primera definición que establecí sobre Coaching Educativo hace 10 años, en el 2005, con la última definición, para ver qué os sugiere la comparación. ¿Jugáis conmigo? Pues, ¡Adelante!

La primera definición de Coaching Educativo que propuse nació en el 2005 y la publiqué dos años más tarde en el libro titulado “Coaching para docentes: el desarrollo de habilidades en el aula”. Fue la siguiente: “el coaching se podría definir según aquél que lo practica, bien como una técnica o herramienta poderosa de cambio que permite orientar a la persona hacia el éxito o bien, como una filosofía de vida que, aunque pretenciosa, suspira por un mundo mejor”.

De esta manera y haciendo hincapié en el primer punto de vista, podríamos definir el Coaching como “un proceso sistemático de aprendizaje, focalizado en la situación presente y orientado al cambio, en el que se facilitan unos recursos y unas herramientas de trabajo específicas que permiten la mejora del desempeño en aquellas áreas que las personas demandan”.

¿Qué os sugiere esta definición?, ¿cuáles son las claves?, ¿hay algún elemento que se transporte al mundo de la enseñanza? Ambas definiciones comparten la máxima de conceder el papel estelar al ser humano: el actor principal, la figura clave en todo este proceso de mejora o crecimiento personal continuo.

Pero, contestando a todas estas preguntas que se nos plantean, personalmente tengo que decir que aunque en el 2005 consideré esta definición de Coaching Educativo bastante acertada, hoy en día, con la perspectiva del tiempo y mirando desde la ventana del 2015, no veo más que una traducción de la definición de Coaching Empresarial aplicada al mundo de la enseñanza, excepto en la segunda parte de la misma, aquella que hace referencia a considerar el coaching como una filosofía de vida.

La primera parte de la definición rezuma conceptos como: éxito, logros, retorno de la inversión, beneficios… todos ellos necesarios para el mundo de las empresas, pero no tan útiles en las organizaciones académicas, donde nuestra misión principal debe ser formar personas maduras y responsables, y donde ponemos el énfasis en conceptos tales como desarrollo, crecimiento personal, valores, competencias, resolución de conflictos, rendimiento académico, etc. Y aquí me gustaría hacer un inciso y comentar que no olvido que la mayoría de colegios, sobre todo los privados y concertados, tienen que velar por cuadrar sus presupuestos y obtener beneficios todos los años para que sus proyectos académicos sigan adelante, pero sin olvidar el fin social que persiguen, que  no es otro que mejorar la calidad del sistema educativo.

De esta manera, después de diez años de reflexión y tomando en consideración todas las sugerencias de los profesionales de la docencia, llegamos a la siguiente conclusión  sobre una definición de Coaching Educativo más adaptada al mundo de la enseñanza. Esta definición la publiqué en el libro titulado “Coaching Educativo” (Lid Editorial 2013) y quedaba así: “El Coaching Educativo quiere aportar su pequeño grano de arena en la transformación de la sociedad a través de la mejora de la calidad del sistema educativo, incidiendo en todos sus niveles, universitario y no universitario y sobre todos sus actores (profesorado, alumnado, centros de enseñanza, familias, equipos directivos, organizaciones académicas públicas y privadas y ámbitos políticos)”.

De esta manera, el Coaching Educativo se podría definir como una disciplina que aboga por una nueva metodología de enseñanza que conlleva una forma diferente de entender el concepto de aprendizaje. El Coaching Educativo nace con la intención de ocupar espacios de aprendizaje que incluyen la toma en consideración de cada individuo desde un punto de vista holístico. Nos interesan conceptos del ser humano tales como talento, cualidades, habilidades, actitudes, competencias, paradigmas, modelos mentales, juicios, emociones, creencias, valores, etc., y analizar cómo estos procesos influyen en las relaciones académicas, personales y profesionales que se dan dentro del ámbito educativo.

 En el presente año 2017, algo más de diez años después, ¿qué os sugiere esta definición?, ¿la sentís más cercana al ámbito educativo?, ¿creéis que ha habido un avance, una evolución en la disciplina? Desde mi punto de vista, el gran avance supone haber propuesto una definición más adaptada y reconocible para el mundo de la educación y todos aquellos que lo componen: educadores, profesores, orientadores, tutores, jefes de estudio, padres, madres, alumnado, equipo directivo, etc.

En estos más de diez años de Coaching Educativo he aprendido mucho, hemos avanzado a pasos agigantados, en parte, gracias a la gran labor que realizan los educadores en el aula, los pilares fundamentales del Sistema Educativo, que creyeron en la disciplina del Coaching Educativo, la aplicaron en sus aulas y además, fueron tan generosos, que compartieron todas sus experiencias con nosotros. Esto me ha permitido escribir un libro más sobre Coaching Educativo, en portugués titulado: “Ferramentas de Coaching Educativo” (PORTO EDITORA, 2016), totalmente práctico y aplicado.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *