José Carlos Hernández, Inmaculada Jesuitas de Alicante, el tercer mejor colegio de la Comunidad Valenciana, “En nuestra cultura de centro es fundamental cuidar a la persona”

Entrevistamos a José Carlos Hernández Triguero, coordinador de formación del Colegio Inmaculada Jesuitas de Alicante, escuela que recientemente se ha posicionado en el tercer puesto del ránking elaborado por el diario EL MUNDO por el que se le reconoce ser el tercer mejor colegio de la Comunidad Valenciana. También ocupa el puesto número 68 en el ránking de los 100 mejores colegios de España, realizado también por el diario EL MUNDO.

Con una puntuación de 90 sobre 100 lograba, el Colegio Inmaculada Jesuitas de Alicante, el tercer puesto en el ránking de mejores colegios de la Comunidad Valenciana. A este centro educativo, que presume de un carácter propio en el que el binomio alumno-docente es indisoluble, indispensable y protagonista en todos y cada uno de los procesos a seguir para mejorar en materia de educación, se le reconocen varios méritos, como el de ser una de las escuelas que más innovan en el ámbito de la comunidad, así como la continua formación del profesorado, las certificaciones oficiales de idiomas con la integración dentro de sus instalaciones del programa Erasmus Plus o los distintos títulos de certificación que ofrecen de la Universidad de Cambridge, entre otras virtudes que son cómplices a la hora de determinar estos ránkins.

En la siguiente entrevista, José Carlos Hernández Triguero, coordinador de formación del centro que ha ganado el tercer puesto, nos cuenta todas las claves que un colegio debe seguir e incorporar para formar parte de estos ránkings que cuelgan las medallas al mérito a las mejores escuelas de España.

P: ¿Qué se siente al ocupar el tercer puesto en el ránking de “mejores colegios de la Comunidad Valenciana” realizado por el periódico EL MUNDO? 
R: Una mezcla de orgullo y alegría. No buscamos un puesto al presentarnos a este ránking. El tercer puesto significa que se valora nuestro trabajo  y nos alegra que, desde que se creó el ránking, nuestra posición siempre ha sido entre los cinco primeros.

P: ¿Qué características debe cumplir un centro educativo para encontrarse en los primeros lugares de un ránking como éste?

R: Todos los centros que se presentan merecen estar en las primeras posiciones. En todos los centros educativos hay muy buenos profesionales que se esfuerzan por sacar lo mejor de sus alumnos. Nosotros, además de unas excelentes y modernas instalaciones, de una metodología adaptada a estos tiempos, tenemos una cultura educativa, como centro de la Compañía de Jesús, de 500 años. Esta cultura de centro, es la que imprime ese carácter especial que es intangible pero que se encuentra instalada en el ADN de nuestros educadores y de nuestros alumnos. Tal vez sea esa “cultura de centro” lo que nos diferencie del resto.

P: ¿Qué hacéis para ser y posicionaros como tercer mejor colegio de la Comunidad Valenciana? ¿Cómo se consigue este puesto?

R: Trabajando todos los días por hacer que nuestros alumnos y nuestras alumnas sea personas felices, que respeten a las demás personas, que adquieran los conocimientos necesarios para ayudar a las demás personas. Eso es lo que hacemos, trabajar desde hace 60 años en Alicante educando personas conscientes, competentes, compasivos y comprometidos. Las posiciones en los ránking son el reflejo de esa labor de 60 años y estamos muy agradecidos por ese reconocimiento.

P: Sois un claro referente en cuánto a innovación educativa, ¿Crees que es importante que una escuela incorpore las nuevas tecnologías o últimos procedimientos de enseñanza en las aulas?

R: Las nuevas tecnologías son herramientas que están a  nuestra disposición. Debemos usar aquellas que realmente faciliten y ayuden a nuestra labor. La escuela ha de incorporar todas las herramientas que le sean útiles y que vayan acordes a las metodologías que se empleen. Esto requiere un esfuerzo continuo en la formación de profesores para que sepan sacar el máximo provecho a todas las nuevas tecnologías que se vayan incorporando al aula.

P: En esta línea, desde el Colegio Inmaculada Jesuitas ¿Cómo lo hacéis para estar a la última en innovación educativa?

R: Siempre nos hemos caracterizado por estar a “la última”, pero con criterio. Ahora hay un gran mercado de metodologías y de herramientas aplicadas a la educación. Tenemos que acudir a ese mercado. ¿Cómo? Formando parte de organizaciones (Escuelas católicas, Educsi…) que nos permitan contactos en red, acudiendo a congresos, facilitando a los educadores planes de formación personal. Lo importante es conocer, estar al tanto y establecer redes de conocimiento.

P: Aparte de nuevas tecnologías y otros medios materiales, ¿qué otras cosas son importantes para que un colegio esté “a la última”?

R: Como he dicho antes, en la actualidad el “mercado educativo” ofrece una amplia gama de posibilidades. No es importante escoger una metodología u otra, un sistema u otro. Lo importante es que aquello que se implante, se haga con sentido, con una intensa formación previa. Que siempre se establezca un sistema de evaluación que nos permita saber si lo nuevo nos hace mejorar y en qué notamos esa mejora.

P: ¿Cuáles son esas cuestiones que cuidáis y prestáis mayor atención dentro del centro?

R: En nuestra cultura de centro es fundamental cuidar a la persona, la “cura personalis”. Que los alumnos, educadores y padres se sientan acompañados a lo largo de todo el proceso. Tal vez sea a este aspecto al que le prestemos una mayor atención. Todas las personas se tienen que sentir queridas. Ésta tiene que ser la base desde la que se construya todo el crecimiento personal. A la “cura personalis” tenemos que añadir el Paradigma Pedagógico Ignaciano (PPI). Este paradigma es lo que nos distingue como centro de la Compañía de Jesús de otros centros y organizaciones educativas.

P: Apostáis por una metodología de aprendizaje basada en proyectos donde el alumnos es la clave y protagonista, ¿Cómo es este tipo de enseñanza frente a la tradicional? 

R: Los proyectos ayudan a que sea el alumno el protagonista de su propio aprendizaje. Los proyectos motivan al alumno a aprender de forma autónoma. Fomentan la reflexión y el espíritu autocrítico. Las capacidades sociales se refuerzan gracias a la colaboración y al constante intercambio de ideas. Los proyectos facilitan la integración de la diversidad, la inclusividad. Y por último, trabajar por proyectos fomenta la creatividad.

P: Además, centráis también el foco de atención en los idiomas… ¿Qué otras facilidades o ventajas ofrecéis al alumno?

R: Somos el centro calificador de Cambridge más antiguo de España. Nuestros alumnos pueden certificarse en cualquier momento en nuestro centro de idiomas. Pertenecemos al programa Erasmus+, lo que facilita que podamos realizar intercambios con otros Centros de la Comunidad Europea. También somos centro BEDA. Es un programa que ayuda a la mejora de la enseñanza del inglés y está dirigido por Escuelas Católicas de Madrid y Cambridge English Language Assessment

P: ¿Qué más se puede hacer para seguir escalando posiciones dentro de este ránking de mejores colegios?

R: Nuestro único interés es seguir trabajando y mejorando cada día. No nos hemos planteado como objetivo la mejora de puestos en el ránking. Estamos muy agradecidos por el reconocimiento que supone contar con nosotros para la elaboración de estos ránkings.

P: Puedes tener todas las herramientas para ser un centro a la altura, pero sin buenos profesionales es imposible tener éxito, ¿Cómo trabajan los docentes?

R: Los educadores son la parte fundamental de nuestro proyecto. Los educadores de nuestro centro son personas bien formadas, competentes en su trabajo. Son buenas personas, preocupadas por dar el mejor ejemplo a sus alumnos. Los docentes son el principal valor de nuestro centro. Una de las principales preocupaciones de la Dirección es facilitar la estabilidad laboral y económica del claustro. En nuestro proyecto de innovación VEIN21UNO, el alumno es el centro pero siempre acompañado del educador. El educador es la base fundamental en la que se apoya el nuevo modelo educativo de nuestro centro.

P: Ya que hablamos de los docentes… ¿Cómo debería ser el trato de los maestros para con los alumnos? ¿Se fomenta o se fortalece una relación entre ellos? ¿Se construye un vínculo?

R: Maestro es el que destaca por su perfección y relevancia. Ésa debe ser la base de la relación con sus alumnos. Terminaron los tiempos en los que el maestro era un mero trasmisor de conocimientos. Ahora mismo la tecnología facilita muchos medios de adquirir más y mejores conocimientos de los que cualquier profesional de la enseñanza puede almacenar en su cerebro. Un maestro ha de ser modelo de vida, y lo ha de ser desde la afectividad, estableciendo relaciones positivas. Se tienen que construir vínculos emocionales positivos para enseñar. Sólo se aprende desde la emoción. Hay que favorecer la creación de esos vínculos emocionales que faciliten los aprendizajes.

P: Toda escuela debería estar en continuo perfeccionamiento para mejorar, pues el sistema educativo siempre está actualizándose, ¿De qué manera se puede conseguir estar siempre a la última y ofrecer al alumno los materiales y herramientas educativas de calidad?

R: En primer lugar hay que seleccionar muy bien al profesorado. La formación primaria del profesorado es fundamental y hasta ahora las administraciones no se lo han tomado en serio. Yo para mi hijo quiero lo mejor. Para mis alumnos quiero lo mejor. Después habrá que facilitar una constante formación permanente del profesorado. Una formación de calidad, no píldoras instructivas de una hora. Hay que acercar la universidad a la escuela.

P: En el sistema educativo actual, ¿Qué mejoras crees que habría que incorporar?

R: La principal reforma se tiene que dar en el proceso de selección y formación primaria del cuerpo docente. Esta reforma supondrá un mayor reconocimiento de su labor profesional por parte de toda la sociedad. Lo demás es organizativo y tiene fácil solución.

P: ¿Cuál es el problema más habitual por el que pecan los centros educativos en materia de enseñanza?

R: Aunque se suele nombrar la falta de recursos económicos como el principal problema de los centros, no se puede establecer una relación directa entre mejora educativa y recursos. Claro que se pueden hacer muchas cosas con dinero pero entonces, ¿cómo explicamos los cambios que se están produciendo en centros donde la falta de recursos es evidente? La mejora en los centros tiene mucho que ver con la estabilidad del profesorado, con la creación de una cultura de centro, con la implicación de la comunidad en la vida del centro, con la creación de un clima positivo en el centro y en la comunidad, con el reconocimiento de la labor de los docentes por parte de toda la comunidad… Pensar que todo se resuelve con una buena asignación económica es el problema más habitual y lo que puede lastrar la mejora de muchos centros educativos.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *