Las antípodas buscan profesores españoles.

La embajada de España en Australia ha abierto un proceso de selección para cubrir puestos docentes en régimen de interinidad. La convocatoria permanecerá abierta hasta el 14 de noviembre

Se buscan profesores españoles para dar clase en Australia. La convocatoria,hecha pública por la embajada de España en el país oceánico y que echó a rodar el pasado 29 de octubre, se ha anunciado con la intención de cubrir una serie de vacantes de maestros y profesores de Secundaria en régimen de interinidad tanto a curso completo como para suplir futuras sustituciones en el curso 2017/2018. Los docentes que cumplan con la titulación correspondiente podrán enviar las solicitudes hasta el próximo 14 de noviembre.

Entre el cuerpo de maestros, el anuncio público alude a aquellos que hayan cursado la especialidad de Primaria, educación Infantil, Idioma extranjero, Música y Educación Física. Para los que opten a una plaza de Secundaria deberán poseer la especialidad de Física y Química, Matemáticas, Inglés, Tecnología y Sistemas Electrónicos. La convocatoria también recoge la Formación Profesional para los profesores con especialidad en Equipos Electrónicos e Instalaciones Electrotécnicas.

Además, los aspirantes deben cumplir una serie de requisitos como estar en posesión de la nacionalidad española o ser natural de alguno de los estados miembros de la Unión Europea, no poseer la calificación de funcionario de carrera o encontrarse en prácticas, haber impartido clases durante al menos un año y acreditar debidamente el conocimiento del idioma más utilizado en el país, en este caso el inglés, entre otros requerimientos.

La expansión del español es una evidencia: en 2050 Estados Unidos se convertirá en la primera nación del mundo en número de hispanohablantes. Por ello, cada vez más países reclaman una mayor presencia de profesores que imparten español en sus aulas. El caso de Francia es significativo. En septiembre del año pasado, y tras una reforma de la educación secundaria, se disparó la demanda de estos perfiles al conocerse que el país liderado en aquel entonces por el socialista François Hollande necesitaba la incorporación de 1.000 profesores suplementarios para cubrir una demanda creciente del castellano como segundo idioma.

El número de alumnos que eligen el español no para de crecer en suelo francés y ha alcanzado en la última década los 2,7 millones de estudiantes. Las personas de nacionalidad española residentes en Francia rozan el cuarto de millón. En Australia, sin embargo, solo suman 20.000 pero se ha observado un incremento de cerca del 5% con respecto al año anterior, según los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística. Si nos atenemos al número de hispanohablantes en territorio australiano que poseen un dominio elevado del idioma superan las 100.000 personas, como queda patente en el informe presentado en 2016 por el Instituto Cervantes. En la actualidad, este organismo mantiene una notable presencia en el continente oceánico, con sedes en Sídney y en la capital de Filipinas, Manila.

Los interesados que deseen formar parte de la convocatoria australiana pueden inscribirse en la página web del ministerio de Educación hasta el 13 de noviembre incluido, (a las 14.00 horas expira el plazo).

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *