La mejora salarial a los asociados sigue sin una respuesta concreta dicha por Educación.

  • Esperará a resolver con el Gobierno la carrera profesional de las universidades
  • Convocada la huelga indefinida de profesores asociados de la UPV a partir del 16 de abril
  • El Gobierno cuestiona el pago de la carrera profesional en los campus

Nuevo varapalo del Gobierno central a la política de la Conselleria de Educación. Y, de nuevo, con consecuencias importantes, esta vez para el profesorado asociado, ya que el departamento que dirige Vicent Marzà afrontó ayer la esperada reunión de la mesa negociadora del convenio colectivo de las universidades públicas valencianas con malas noticias en este sentido.

Un día antes se conocían las dudas que tiene el Gobierno sobre la legalidad de la implantación de la carrera profesional entre el personal docente, investigador y administrativo de los campus. Aunque en la Delegación del Gobierno no tenían ayer constancia de esta información, fuentes de la Conselleria confirmaron que, efectivamente, el Ejecutivo de Mariano Rajoy pretende convocar una comisión bilateral entre ambas administraciones antes de llevar la medida al Tribunal Constitucional.

Lo que el Gobierno cuestiona es que, sin presupuestos del Estado para 2018, la Generalitat no puede aprobar una partida que, en la práctica, supone un aumento salarial para las plantillas universitarias. Fuentes de Educación avanzaron que, en la reunión con los representantes del Gobierno, se transmitirá que esto es una competencia autonómica, en contra del criterio de la Administración central.

Y esto es lo que se explicó ayer en la mesa con los representantes de las universidades y los sindicatos. Esto y que, dada la situación de incertidumbre creada, la Conselleria no puede garantizar a día de hoy que una subida salarial para el profesorado asociado vaya a ser factible. «No se sabe aún de qué forma puede afectar el requerimiento del Gobierno sobre la carrera profesional del personal docente e investigador (PDI) y el de administración y servicios (PAS)», admitieron fuentes de Campanar.

Hay que recordar que en 2016 se pactó un calendario de aplicación progresiva del complemento salarial que supone el reconocimiento de la carrera profesional. En 2017 se comenzó por el 33%, para lo cual se habilitó una partida de 8 millones. De esta manera, el calendario contemplaba para 2018 llegar al 66%, para lo cual la Conselleria había reservado 18 millones, partida que ahora cuestiona el Gobierno central. Es más, llegar al 100% en 2019 -tal y como establecía el calendario- estaba presupuestado en aproximadamente 29 millones de euros.

Sin saber de qué manera podrá aplicarse ahora la carrera profesional, la Administración autonómica no quiere asegurar que vaya a autorizar una mejora salarial para los asociados, en huelga en la Universitat de València y llamados a ella en la Politècnica de València a partir del 16 de abril. La premisa aquí de la Conselleria era que el colectivo tuviese un «sueldo estandarizado», sin diferencias entre campus.

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *