La privada recuerda que tiene herramientas tecnológicas para dar clases en julio y evaluar sin un aprobado general

ACADE reivindica su propio lema: “La excelencia e innovación educativa en España”

La Asociación de Centros Autónomos de Enseñanza Privada (ACADE) reivindica la flexibilidad que les reconoce la ley para ampliar el curso en julio, impartir las clases con herramientas tecnológicas y evaluar a los alumnos sin necesidad de un aprobado general.

ACADE ha explicado en un comunicado que la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 tuvo como primer efecto el cierre de todos los centros educativos de España a partir de la segunda quincena del mes de marzo. La persistencia de esta situación ha puesto sobre la mesa el debate de cómo acabar el curso escolar.

En este debate se ha introducido la posibilidad de dar a todos los alumnos un aprobado general para no perjudicarles, como se ha hecho en Italia. En este sentido, caber recordar que los acuerdos firmados entre el Ministerio de Educación y las Comunidades Autónomas, establecían que la repetición de curso sería la excepción.

La Asociación sostiene que aprobar a los estudiantes sin haber cumplido con los objetivos previstos y sin haberlo demostrado en las correspondientes pruebas de evaluación les resultará perjudicial a medio y largo plazo.

No al aprobado general

ACADE rechaza rotundamente el aprobado general, en coherencia con su propio lema, que es “La excelencia e innovación educativa en España”. Para ACADE, la educación es más un sistema de adquirir competencias y conocimientos útiles y actualizados que una manera de acceder a un título. Un aprobado general puede facilitar a los alumnos lo segundo, pero es evidente que no cumple con lo primero.

Tanto a nivel metodológico como tecnológico, los centros privados no sostenidos con fondos públicos disponen de medios suficientes para realizar la evaluación de sus alumnos teniendo en cuenta la parte presencial que se impartió hasta marzo y la parte online que se está desarrollando ahora con la máxima calidad, garantizando la justicia de esa evaluación.

Así, se pueden evaluar los conocimientos de los alumnos por medios distintos a las pruebas presenciales mediante test online, proyectos de investigación, trabajos realizados, exámenes orales a distancia, etcétera.

Todo ello antes de recurrir al fácil expediente de otorgar el aprobado general, que por cierto no exime a los centros de ACADE del compromiso adquirido con las familias de transmitir a sus hijos el mayor y mejor grado de educación posible.

Flexibilidad 

En cuanto a la posible prolongación del calendario escolar, ACADE se ha dirigido a las autoridades educativas para recordar que la vigente ley de Educación, 2/2006 de 3 de mayo, reconoce en su disposición final primera que las instituciones educativas privadas y no sostenidas con fondos públicos (las que ACADE representa) tienen derecho a ejercer una autonomía diferenciada.

Acogiéndose a esta disposición, y habida cuenta de los muy distintos escenarios que se presentan a las empresas educativas privadas, la petición de ACADE se concreta en que aquellos centros que lo consideren necesario puedan ampliar el calendario escolar durante el mes de julio. En suma, piden flexibilidad para que cada centro educativo, que conoce perfectamente la realidad que le rodea, pueda usar su autonomía en beneficio de sus alumnos/as y familias, y siempre desde la voluntariedad.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *