Las asignaturas olvidadas en Educación Secundaria: Música, Arte y Educación Física

El profesor Sergio Ojeda afirma que “el arte mejora la convivencia”

Inés Arquimbau. València. 15 de julio de 2020.

La Música, el Arte y la Educación Física son las tres asignaturas más infravaloradas en la etapa educativa en la ESO según una encuesta dirigida a 300 alumnos de secundaria de la Comunitat Valenciana. Hemos realizado un formulario donde los encuestados debían marcar las tres asignaturas que menos repercusión tenían durante la enseñanza, los resultados han sido: un 71.8 % para el Arte, un 54,7% para la Educación Física y un 67.8% respecto a la Música.  Educación Press se ha puesto en contacto en con la Conselleria para que valorara los datos pero no ha habido respuesta por el momento.

La Música solamente es obligatoria en segundo y tercer curso de la ESO. En el caso de Plástica o Arte también lo es en primero. Cuando estas materias son obligatorias se imparten dos horas a la semana, mientras que el resto, como Inglés o Matemáticas son tres horas y están calificadas como esenciales durante toda la enseñanza obligatoria. A demás estas materia son se pueden realizar en el examen de ingreso a la universidad, la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), antigua Selectividad.  

El profesor de Arte en el Instituto IES Clot del Moro de Sagunto, Sergio Ojeda, apunta que aunque él pertenece “a un departamento ‘fuerte’ en el centro en el que se ofrece un marco perfecto para que las artes sean tratadas con el respeto que se merecen. Lamentablemente no siempre es así”. “Últimamente, la Plástica ha pasado a ser una asignatura impartida mayoritariamente por maestros/as de Inglés en la que la prioridad es la lengua extranjera. Después, en los institutos más ‘progres’ en los que el departamento de Artes Plásticas es minoritario, asignan el calificativo de ‘asignatura satélite’ a las asignaturas que ayudan a dejar ‘bonito’ el famoso ‘producto final’ del que se habla tanto en pedagogía en los últimos tiempos.”, explica.

Por su parte, el profesor de Música de este mismo centro, Alex Andrés, afirma que los padres “se asustan menos si sus hijos estudian Filosofía que si estudian oboe”.

La profesora de Música en el IES Enric Valor de Pego, Beatriu Balabuig, apunta que “desde hace 20 años cada vez que se cambia de Gobierno, cambia la Ley de Educación se quita horas al departamento de música”. Y añade que “al Gobierno le molestan las actividades artísticas, además de que hay un pensamiento en el mundo educativo de que las asignaturas científicas son las que más inteligencia aportan”.

El graduado en Ciencias del Deporte, Javier Trilles, recalca que “la gran cantidad de tiempo dedicada anteriormente a esta materia en jugar sin ningún objetivo más que el de pasar el tiempo, propició que se extendiera la idea de que la nuestra era una ‘maría’ dentro del currículo escolar”. “Por suerte, las nuevas promociones estamos tratando de cambiar esa idea y mostrarle a alumnos/as, padres, madres y población en general la importancia que realmente tiene”, declara.

A pesar de las dificultades que han tenido, y tienen, estas tres materias, su enseñanza en las aulas proporciona un gran número de beneficios para el alumnado.

Arte

Un estudio del Brains Nursery School de Madrid ha hecho una recopilación de los diferentes beneficios del arte en los niños. El documento refleja que “en primer lugar, fomenta su actividad creativa y transformadora. Además de que les ayuda a experimentar, desarrollando su imaginación y abriendo su mente. Se forman una opinión sobre el mundo. Desarrollan una conciencia colectiva. Comparten sus obras, las comparan y descubren cuáles son las elecciones de los demás, respetándolas. Los pequeños, cuya autoestima desarrollan durante sus primeros siete años de vida, se sienten realizados cuando crean arte y ven el resultado de su obra (y lo enseñan a los adultos).También, desarrollan su motricidad y su coordinación mano-ojo y mantienen su concentración. Proporciona una relajación, ya que al realizar estas actividades, se evaden del día a día en la escuela. Por último, los niños disfrutan y se divierten enormemente dibujando y creando su propio arte, ofreciendo al mundo su visión.”, argumentan en el resultado del estudio.

Ojeda, por su parte, subraya que “se tiende a hablar mucho de las cualidades terapéuticas del arte y del desarrollo del pensamiento divergente a través de ellas pero, no se habla tanto de lo que estas asignaturas pueden aportar a toda la comunidad educativa. Si hiciéramos un estudio de la mejora de la convivencia en los centros  educativos y la relacionáramos  con el número de horas que se incrementan las artes en la optatividad de estos centros, veríamos que estas variables están directamente relacionadas. La conflictividad en las aulas e incluso el respeto a la diversidad, son temas poco abordados en otras disciplinas, en cambio, la  organización del grupo y el trabajo cooperativo en asignaturas como Música, Plástica o Teatro, nos ofrecen una oportunidad única de dar una buena respuesta educativa s todos los temas transversales del currículum”, remarca.

Educación Física

Respecto al deporte, el psiquiatra y profesor de la Escuela de Medicina de Harvard, John Ratey, explica que “realizar ejercicio físico regularmente es bueno para mejorar la percepción que tenemos de nosotros mismos, nuestro estado de ánimo, la memoria o el aprendizaje”. El profesor sostiene que la realización de ejercicio físico de manera regular nos ayuda a obtener un mayor rendimiento académico y nos ayuda a mejorar nuestra autoestima. Además, según el psiquiatra, nos aporta otros beneficios que pueden favorecer un mejor desenlace en lo académico como la reducción del estrés, mejora la memoria y el aprendizaje, el aumento de la capacidad cerebral y mejora la productividad.

Trilles añade que el deporte “potencia el esfuerzo personal, la competitividad sana, el trabajo en equipo, el respeto, la autosuperación o la disciplina, entre otros, algo que va a ayudar a ser con toda probabilidad, mejores estudiantes.”

A todo lo anterior se suma el estudio realizado por el British Journal of Sports Medicine que afirma que aquellos chicos y chicas que son más activos rinden mejor en la escuela. Para este estudio, un grupo de investigadores del Reino Unido, Escocia y Estados Unidos midieron el nivel de actividad física de 5.000 chicos y chicas de 11 años. Sus puntuaciones en Matemáticas, Inglés y Ciencia fueron evaluadas cuando tenían 11, 13 y 16 años. Tras analizar los resultados del estudio, los investigadores concluyeron que los niños físicamente más activos a los 11 años obtenían mejores resultados en las tres disciplinas.

Música

Por último, un estudio en la Universidad Northwestern ha encontrado un mejor procesamiento neuronal en los estudiantes que tocaban un instrumento musical al compararlos con los alumnos que solo escuchaban música. A esto se suma el Brains Internacional Schools, que asegura que tras dos años de educación musical los alumnos de corta edad tenían respuestas cerebrales más sofisticadas y un lenguaje más desarrollado que otros alumnos que no habían recibido esta formación.

Balabuig añade que “la música repercute el trabajo en equipo y la confianza en la faena que hace otra persona, además de potenciar la sensibilidad”. Andrés, por su parte, defiende que “la Música se diferencia de las demás materias ya que te hace sacar la parte más creativa y expresiva”. Para concluir, remarca que cantar, bailar o tocar algún instrumento te hace pertenecer a un grupo, por lo que se fomenta la integridad.Estas tres asignaturas aportan muchas cosas positivas al alumnado, pero aun así no se las ve a la misma altura que a materias como Historia, Matemáticas o Literatura. Los docentes que las imparten luchan por un cambio en el sistema educativo para que se les dé la importancia que merecen.

Print Friendly, PDF & Email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *