“Dos islas, dos archipiélagos, un objetivo común” un proyecto en marcha

Redacción

Compartir:

Dentro del programa “Agrupación de Centros Educativos de 2021” del Ministerio se premiaron el curso anterior una treintena de proyectos colaborativos cuyo principal objetivo es potenciar la equidad y la inclusión educativa, pero que también que contribuyan a fomentar iniciativas de innovación e investigación, al desarrollo de las competencias clave para el aprendizaje permanente, al desarrollo de la capacidad de trabajar en equipo y formar a los estudiantes en entornos digitales y virtuales de aprendizaje, así como abrir los centros educativos al exterior.

Todo esto se lleva a cabo en un entorno colaborativo online del Ministerio en el que los docentes interesados en participar en esta convocatoria explican los posibles proyectos que quieren desarrollar y entran en contacto, a través de un foro, con docentes de otros centros e intereses similares. 

Las agrupaciones están formadas por dos o más centros de diferentes comunidades o ciudades autónomas. Un equipo de docentes u otros profesionales de cada centro participante elabora y desarrolla un proyecto de manera conjunta con los centros que forman su agrupación. A la vez, cada centro realiza un proyecto específico que contextualiza el proyecto común a la realidad de ese centro.

Fruto de este programa surgió la unión entre el CEIP S’Albufera de Mallorca y el CEIP La Oliva, de Fuerteventura.

Y de la unión surgió el proyecto “Dos islas, dos archipiélagos, un objetivo común” cuya coordinación recae en la jefa de estudios  del CEIP S’Albufera, Asunción Celaya Guerrero.

Educación.press ha hablado con Margalida Victòria Estrany, del CEIP La Oliva, coordinadora del proyecto en el centro majorero y nos cuenta en una entrevista todo lo referente a esta cooperación que ha unido a estos dos colegios que comparten experiencias y trabajo.

¿Cómo surge vuestra colaboración?

Para motivar al alumnado de mi tutoría de sexto a escribir hablamos con su antiguo tutor (que se encuentra en La Gomera) para cartearnos con ellos. A la vez les pregunté a mis compañeras de Mallorca si les interesaba también participar.

Apareció la convocatoria del Proyecto y pensamos que por qué no podríamos intentarlo, ya que sería una oportunidad increíble. Al no poder haber dos centros de la misma comunidad y tener la imposibilidad de viajar los de La Gomera decidimos presentarlo el resto.

¿En qué consiste vuestro proyecto?

Realizamos una serie de trabajos de investigación de cada isla (y archipiélago) para después poder compararlos. Están relacionados con diferentes ámbitos: cultural, medio ambiente, turístico…

¿Cómo está respondiendo el alumnado?

Las actividades directas con el alumnado del otro centro son las más motivantes: correspondencia de cartas físicas entre ellos, videollamadas y sobre todo la visita que se realizó para compartir todas las experiencias.

¿Qué implicación estáis teniendo ambos centros?

En Fuerteventura están implicadas las tutoras de sexto así como la profesora de Naturales y Sociales de uno de los dos grupos que es la encargada de realizar el estudio meteorológico canario. El centro de Mallorca están implicadas las tutoras de sexto.

Vamos realizando las actividades según el proyecto marcado.

La coordinación entre los dos centros es esencial, para que el proyecto salga adelante.

¿Estáis cumpliendo vuestro objetivo?

Ha habido actividades que han resultado mucho más motivantes y con mejor resultado del esperado, como ha sido la correspondencia. El hecho de recibir desde Correos un sobre enorme lleno de cartas personalizadas y poder responderlas ha hecho que el esfuerzo por redactar correctamente, no hacer faltas, buena caligrafía para que se pueda leer bien… haya sido aún mayor.

Sorprende el hecho de que una actividad como la de escribir cartas, que hoy en día podríamos decir estar en desuso, motive tanto a los alumnos que podemos decir, son nativos digitales.

¿Cómo revierte el proyecto en los alumnos y en vuestras sociedades?

Aparte de la motivación para la realización de diferentes actividades, han aprendido y conocido de primera mano otra realidad con problemas parecidos. Los dos municipios son muy turísticos y al pertenecer a islas la contaminación, escasez de recursos y sobrepoblación son comunes. Este curso ha sido una toma de contacto, intercambio cultural y preparación de estudios ambientales para la realización de propuestas el curso que viene.

Todas las experiencias y actividades hacen que su aprendizaje de lengua, ciencias, matemáticas sea muy significativo, por el compromiso e implicación emocional que estas actividades tienen, lo que las convierte en actividades altamente competenciales. Al mismo tiempo que conocen las diferencias y similitudes de los dos archipiélagos.

¿Repetiréis?

Aún no sabemos si repetiremos. Nos queda este curso que empezamos para terminar el primer proyecto. ¡Ya se verá!

Tal vez puede interesarte: