El docente inglés

Rocío López | @ladyrochen

En pleno siglo XXI el docente con verdadera vocación por enseñar debe tener claras dos cosas a la hora de trasladar conocimientos a sus alumnos. La primera es la de enseñar por competencias: transmitir habilidades y destrezas que el alumno aprenda para aplicar en un futuro, tanto en su entorno personal, con la familia o en el ámbito de las relaciones personales, como a nivel laboral. Importante destacar las competencias digitales que cada vez están más en auge.

La segunda cuestión importante que el profesor debe asimilar en sus clases es el bilingüismo, entendido también como competencia pero al que hay que prestar más atención desde que el niño nace. Así lo afirma Ignacio Messana, Doctor en Gestión de Empresas y Decano y Director de la FSU Florida State University de Valencia, “es necesario que los profesores puedan dedicar dos horas al día de inglés a sus alumnos desde la guardería o educación infantil”.

habilidades y competencias docente

Lo ideal sería que los propios padres fueran acostumbrando el oído de sus hijos desde bien pequeños para que vayan asimilando poco a poco otro lenguaje, por desgracia no existe esta cultura de idiomas en España entre los padres y a estas alturas no se les puede exigir que hablen inglés, pero sí que se les puede exigir que tengan interés porque sus hijos hablen idiomas. En este punto no estamos tan mal, como vuelve a afirmar Messana, “hay cierta cultura de idiomas aunque no sea la mejor del mundo. En todos los colegios se está dando un segundo idioma. La pregunta, en todo caso sería, ¿por qué no lo hablamos mejor?”.

Messana continúa apuntando a tres factores que explican por qué no hablamos mejor el inglés. Uno apunta a la implantación temprana del bilingüismo en las aulas, “tan pronto como sea posible, desde las enseñanzas infantiles”, indica y  señala que el segundo factor sería “no ir hacia atrás, no reducir el interés por aprender inglés tal vez provocado por la existencia de un segundo idioma oficial/docente en una comunidad”, como sería el valenciano en el caso de Valencia. Por último, señala que el tercer factor atañe directamente al maestro: “incentivar a los docentes para formarse en idiomas”.

Visto esto, el maestro sí puede ayudar a que sus alumnos adquieran competencias bilingües nada más empiecen su etapa educativa. Para agilizar este aprendizaje, es importante que padres, madres, docentes e incluso administraciones se vuelquen y trabajen juntos para la consecución de este propósito.

¿Qué deben hacer los padres?

La labor de los padres en este sentido sería la de motivar, apoyar y poner medios a sus hijos para que aprendan idiomas desde que nacen. Así, por ejemplo, el primer paso podría ser poner la televisión en inglés para que el oído del niño empiece a distinguir los sonidos, sílabas y la pronunciación.

¿Qué deben hacer las administraciones?

Las administraciones son las que deben dar el primer paso para que una comunidad bilingüe sea posible. Ésta empieza en la escuela pero solo cuando la administración concede ayudas y pone a disposición herramientas útiles para el maestro. Así, dar la oportunidad al docente para recibir horas lectivas, al margen de su horario laboral en la escuela, para el aprendizaje de inglés garantizaría que todos los docentes tuvieran un cierto nivel de inglés de calidad para enseñar el idioma a los alumnos.

Ahora bien, sabiendo estas dos cosas, habría que preguntarse lo siguiente:

¿Quiénes son los que pasan más tiempo con nuestros hijos entre semana?

Los docentes.

docente

Esta pregunta ya es motivo suficiente para que el futuro docente entre en las aulas con cierto nivel de inglés. Aunque más que exigir, las administraciones deberían incentivar, motivar y otorgar ayudas traducidas en más horas de clases en inglés para los profesores. Lejos de esta intención, de cara a las próximas oposiciones, se ha elevado el nivel de inglés de un B2 a un C1, para los casos concretos de oposiciones a maestro de especialidad en inglés. Para el resto se exige un nivel B2.

Como señala Xavier Gisbert, exconsejero de Educación en Estados Unidos y Canadá, Catedrático de Instituto y presidente de la Asociación Enseñanza Bilingüe: “quizá no todo el mundo necesita el inglés para vivir” y añade “aunque todos deberían tener la oportunidad de recibir enseñanzas bilingües de calidad en escuelas de todas las comunidades autónomas”.

En este aspecto explica que no es necesario exigir inglés a un funcionario frente a un representante político, éste último sí debería tener competencias bilingües; En una sociedad cada vez más globalizada y conectada entre sí es necesario que tengamos nociones de inglés, sobre todo, como especifica Gisbert, “en aquellas personas que trabajan de cara al exterior”.

Insiste que además España está en buen camino con respecto a idiomas por nuestro interés por aprender segundas lenguas. Mientras que en otros países, tales como EEUU y Canadá, carecen de este interés pues ya hablan el inglés, que es el idioma hablado por excelencia en el ámbito de los negocios y una de las lenguas más habladas a nivel mundial, pero estos países no tienen intención de aprender otro idioma que no sea el suyo propio, por la que esta competencia en aquellos países no se está explotando ni reforzando como se hace aquí en España.

docente opositar

A la pregunta que lanzaba Messana, ¿Por qué no lo hablamos mejor? En referencia al inglés en un marco educativo en el que sí hay cultura de idiomas e interés por aprender una segunda lengua, quizá las respuestas son varias y que podemos localizar a lo largo del artículo. En síntesis:

-Tiene que existir interés por los padres.

-Las administraciones tienen que mejorar e incentivar el sistema educativo bilingüe y a los profesores.

-Los docentes deben prepararse y formarse en inglés, de manera independiente y con ayuda de las administraciones públicas.

-Existen innumerables recursos para trasladar competencias bilingües a los niños, lejos de seguir el libro de texto a rajatabla, quizá otro cambio sería el de no empezar año tras año con el verbo TO BE, el cual los niños ya saben usar.

-Que en las oposiciones se fije de manera generalizada para todas las Comunidades Autónomas un cierto nivel de inglés para superar dichas pruebas.

-Que exista un compromiso y un vínculo en el trinomio padres-administraciones-docentes para caminar hacia un futuro en el que se sustituya la tradicional enseñanza de idiomas como lengua extranjera por modelos de enseñanza bilingüe de calidad.

-Promover programas de intercambio y movilidad entre países para que los alumnos puedan mejorar su habla y pronunciación con alumnos nativos en entornos internacionales y multiculturales.

-Apoyar al alumno, motivarle, educarle en valores, en sueños, darle fuerza y seguridad. El maestro es un referente para el estudiante. Recuerda que es el docente el que más tiempo pasa con el niño en las primeras etapas educativas.

Print Friendly

Un comentario sobre “El docente inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *