Evolución educativa vs. Revolución familiar

FRANC CORBÍ | @franccorbí

LA OPINIÓN DE. . . FRANC CORBÍ 

Franc Corbí Ramón, licenciado en Derecho, Laboral y Empresa por la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia. Máster en Gestión y Dirección de Centros Educativos por ESTEMA Escuela de Negocios de Valencia. Actualmente es director del British School de Alzira, Xàtiva y Gandía. Gerente de Educatio Futura Consulting y presentador del programa TV Educación en Mediterraneo TV. Tesorero del Comité Ejecutivo Nacional de ACADE y Vicepresidente de ACADE en la Comunidad Valenciana. En LA OPINIÓN DE nos habla de evoluciones y revoluciones. Del cambio educativo experimentado tras dos siglos de educación lineal, un cambio significativo en beneficio del alumno basado en aprendizaje por proyectos y que supone toda una revolución tanto en el entorno educativo como en el ámbito familiar. 


Cuando estudiaba BUP tuve un profesor de Literatura, de los que dejan huella docente, de los inspiradores, formadores, de los apasionados… Él fue quien me explicó la diferencia entre Evolución y Revolución.

Si analizamos la educación desde la perspectiva de la que se imparte en los centros educativos y la impartida en la familia podríamos decir que en el sector escolar hemos recibido durante dos siglos una metodología inspirada en la Revolución industrial. Dos siglos de una educación lineal, dos siglos de aprender datos sin análisis, sin aprender apenas a pensar, sin adquirir importantes competencias, sin disfrutar, en gran medida, de un aprendizaje creativo, motivador. Dos siglos de una educación aprendiendo “el qué” y no “el cómo“.

Pero en esta última década, se percibe una luz de cambio. Como diría aquel lema de la campaña de publicidad de unos prestigiosos automóviles alemanes: “Algo se está moviendo en… la educación“.

Hoy día en los centros educativos se están realizando esfuerzos para cambiar la forma de aprender, se está más sensibilizado en que el alumno disfrute su aprendizaje, se incorporan metodologías por proyectos, aprendizaje experimental, recursos digitales atractivos… Se pretende que el alumno adquiera competencias, habilidades, destrezas… Aunque bien es verdad que el sistema legislativo educativo debería acercarse más a potenciar estas áreas y no a seguir valorando y priorizando sistemas examinadores teóricos que no tienen en cuenta estas áreas y que, al fin y al cabo, son las que en el futuro laboral les va a permitir ser más competentes.

Pero en el momento en el que gran parte del sector educativo está concienciado y aplicando estas nuevas metodologías, en breve se anticipan tiempos de cambio también en el sector político y universitario que culminará en un sistema educativo más inspirador, un sistema evaluador de competencias y un acceso universitario que potencie este perfil de aprendizaje y de alumno con talentos específicos. Podríamos decir que en educación está dándose una EVOLUCIÓN favorable tras dos siglos de estancamiento.

Si analizamos el desarrollo de la familia y su relación con sus hijos hemos pasado en tan sólo tres generaciones a un cambio radical: de una familia de posguerra, a una familia dictadora, a una familia democrática. Una revolución familiar que confunde tanto a progenitores como a la prole. Familias que olvidan la necesidad de guía y educación. De la necesidad de indicar qué es conveniente y qué no, qué es permisible y qué no. De saber acompañar, aconsejar, recomendar y, en ocasiones, mandar, decir sí o… Decir no.

Tanta confusión existe, que en ocasiones asistimos a situaciones en las que las familias exigen a los centros educativos que sean educadores de aspectos que deben ser exclusivamente “competencia familiar” y, en cambio, cuando el profesor se implica y aplica su autoridad o guía con el alumno, se le pretende desautorizar.

Obviamente estos son casos aislados y minoritarios (aun), pero es necesario realizar una reflexión sobre el papel de los centros educativos, sobre el papel del profesor, sobre el papel de los padres y, como no, sobre el papel del alumno como futuro miembro de una sociedad que EVOLUCIONA hacia un mundo mejor donde todos ejercemos un papel con la responsabilidad que a cada uno le pertenece.

Es bueno recordar que el papel principal de padre y madre deber ser justamente ése. A ver si ahora que la sociedad evoluciona, la escuela evoluciona, las instituciones evolucionan… Las familias corren el riesgo de olvidar el gran papel educador que tiene en el núcleo de su familia. Estoy seguro de que entre todos y, cada uno en su sitio y haciendo lo que mejor sabe y debe, esta evolución va a ser una gran…. ¡Revolución!

Print Friendly

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *